EL SALMÓN EUROPEO: ¿FOCO DEL REBROTE DE CORONAVIRUS?