El error más grande que comete un hombre contigo

Amiga, que no se equivoque, tú estás para enderezar la línea.