Varias familias perdieron sus pertenencias a causa del desborde del arroyo Atinguy.