Una nutria en pleno centro