La bajante de la Setúbal, desde el drone