La palabra de Humberto Federico Baridón, abogado defensor