El macabro vídeo en el que Trump dispara a discreción contra los periodistas