Oda a tolerancia y esplendor en primera noche de carnaval de Río de Janeiro