Maradona, tras la derrota de Gimnasia