Hamas insiste en su ataque mientras Gaza sufre la dura respuesta israelí