La palabra de Gustavo Escalante, padre de Valentina