Un positivo en el aeropuerto de Shanghai desata el pánico