JAVIER BERTUCCI: ¿PASTOR DEL CIELO O DE MADURO?