Mercado inmobiliario: el momento de las contraofertas